623 183 348 info@cuidante.cat

¿Tu familiar tiene comportamientos fuera de lugar? ¿Pregunta o dice cosas inapropiadas? ¿Tiene reacciones desafortunadas con la situación?

A veces los comportamientos inapropiados de los demás generan juicios y como no quieres ser juzgada ni que juzguen a tu familiar empiezas a encerrarte con él o ella y evitas las salidas, hasta consigues que las visitas de familiares o personas allegada disminuyan para evitar esas situaciones tan comprometidas.

Es normal que te sientas así, aunque eso sólo te lleve a aislaros más y evitar las relaciones sociales.

Te animamos a que puedas seguir haciendo actividades placenteras con tu familiar a pesar de sus comportamientos:

  • Salir a pasear, comprar, gestiones bancarias.
  • Hacer visitas a familiares y personas allegadas y recibirlas
  • Mantener actividades comunitarias: participar en el casal o centro cívico, actividades de voluntariado adecuadas, ir al baile, al bar a la partida de cartas, dominó, misa…

Mantener las actividades en su entorno beneficia a todas las partes.

  • A ti, porque compartes momentos con otras personas normalizando la enfermedad,
  • a tu familiar afectado por la demencia porque se sentirá  incluido en su entorno a pesar de sus comportamientos
  • y a las demás personas (amistades, vecinas..) porque  tendrán  la oportunidad de normalizar la enfermedad y poder participar de los cuidados.

La vergüenza tiene que ver con eso que somos. Somos cuidadoras pero también somos parejas (o hijas ) de una persona  con demencia. Es importante  no (en)cerrarse en casa y mantener una vida hacia afuera, es decir, seguir paseando por el barrio, entrar a tiendas, ir a misa etc..

La personas con Alzheimer no deben avergonzarnos, al contrario está bien que sintamos orgullo de cuidar en sociedad a las persona que queremos.